En la boda de Yassin y Awatef todo era para mi nuevo y sorprendente: la novia que se cambiaba los vestidos cuatro veces, los dátiles como aperitivos, los tambores que acompañaban a cada salida de los novios, la energía y la alegría de la gente, que bailaba sin cansarse, la cena abundante a las 2 de la madrugada, la feria de colores…La boda tradicional marroquí, una experiencia inolvidable!   

 

Deja un comentario