No quiero que todo salga perfecto, ¡quiero que todo salga genial! 

Sobre las aventuras de los que me casopreparativos de boda, hablo con Marina Cardoso de Barcelona, futura novia

¿boda íntima o a lo grande?

¿boho chic, vintage, clásico…?

consejos

proveedores

desafíos

líos

y sueños cumplidos

¡Que me caso! ¿Te acuerdas de este momento cuando lo has sentido por primera vez?

Si te soy sincera la primera vez que realmente me he dado cuenta que me iba a casar era cuando me probé los vestidos de novia. Era súper impresionante! Y fue hace poco, en enero. Cuando Pedro, mi pareja, me pidió la mano, no lo asimilé. Como vivimos juntos, su pedida de mano no cambiaba mucho, ya sabía que me quería mucho.

¿Por dónde habéis empezado las preparaciones para la boda? 

Hemos empezado en noviembre, o sea tarde, comparando con muchos novios que empiezan un año antes. Y la pedida de mano fue en agosto del año pasado. Empezamos por inscribirnos en las ferias de novios. Hemos ido a Fira Nuvis en las Arenas y allí preguntamos, aclaramos algunas dudas, que hacer? por dónde empezar? Allí hemos encontrado el proveedor principal, la masía con bufet. También hemos sacado ideas de viajes, anillos etc. A la masía ya la había visto por aplicación bodas.net y luego en la fira me gustó mucho el contacto personal. Entonces miramos solo bodas.net, fuimos a la feria nupcial y poco más. Así que primer paso, lo más importante era encontrar el sitio. Luego en la masía nos pusieron en contacto con la florista, el transportista, nos facilitaron mucho la faena.

¿Cuál era el desafío más grande de los preparativos?

Encontrar algo que nos gustará a los dos, que tenemos gustos diferentes y encima ponernos de acuerdo con la familia. Nuestros padres tenían ideas distintas de la boda de nosotros y claro, pensaba ¨¿lo hago bien?¨ Teníamos en mente una boda sencilla, intima, boho chic, que al final acabó siendo una boda mucho más grande (risa).

¿Al final cómo lo habéis resuelto?

Hicimos lo que quisimos dentro de lo que cabe con la familia (risa). Yo que soy muy radical intentaba no ser lo tanto. Al final habrá casi 90 invitados, pero el estilo se quedó. Intento poner a todo mi marca, poner a mi gusto.

Otro dilema seguramente era por la iglesia o por el civil.

Exactamente. Yo soy católica pero no practicante. Ahora bien, una parte de mi familia es francesa, otra portuguesa. Mi abuelos hacen el esfuerzo de venir a Barcelona desde Portugal y les haría mucha ilusión que me casará por la iglesia, aunque al principio no lo quería. Y fíjate que al final me facilitó las cosas, porque me ahorro tramites administrativos, la iglesia se ocupa de todo el papeleo. Y además que suerte que no tenía que traducir nada. Acto de bautismo lo tengo en portugués, partida de nacimiento en francés. Un lío. Pero resulta que el cura es francés!

¿Y eso? Casualidad??

Si, el cura francés lo encontramos por casualidad! Te cuento, en enero la masía que contratamos nos comunicó que tenía otra boda el mismo día que nosotros! Simplemente se equivocaron. Y qué hago??!! Mi familia ya tenía billetes de avión comprados. Estaba súper agobiada y eso que no me suelo estresar, cuando hay muchas cosas que hacer porque siempre pienso que todo saldrá bien. Y al final todo nos salió redondo! Nuestro proveedor principal nos puso en otra masía con la que también trabaja, una masía más nueva y más guapa. Lo único que hacer con la iglesia, que ya tenía todo organizado. Pero en la otra masía me dicen: no te preocupes, te pongo en contacto con el cura el de la iglesia más cercana. Y era el cura francés!

¡Vaya! Que suerte! Entonces va a ser una boda internacional. Vienen tus abuelos de Portugal, tu familia de Francia…

Si! Al principio incluso pensábamos en hacer dos bodas. Nos gustaba mucho la idea de casarnos en Portugal, sobre todo no quería molestar a mis abuelos que vinieran. Entonces queríamos hacer boda civil en Barcelona y la religiosa allí. Pero nos hubiera salido muy caro. Además la mayoría de los invitados son de parte de mi novio, de Andalucía y si tienen que moverse a Portugal… Entonces ya que pagamos todo y que nos hemos instalado aquí hace mucho tiempo, mejor lo hacemos aquí en Cataluña.

¿El factor económico era importante para vosotros?

Mucho, si no te fijas un presupuesto los gastos se te van por las nubes. No hemos tenido mucho tiempo para ahorrar para la boda. Llevamos mucho tiempo fuera de casa y no podíamos ni queríamos contar con la ayuda de nuestros padres. Financiamos todo nosotros con la ayuda de un crédito. Pero estuvimos en este punto, que pensamos: vamos mañana a la iglesia y ya está. La boda es un gasto pero da gusto…Entonces si podría aconsejar algo a las parejas que se van a casar es informarse primero un poco sobre coste del sitio que les gusta, que es un gasto más gordo, y hacerse la idea general sobre los precios de los sitios antes de contratar, y después hay que poner un presupuesto cerrado. Si lo hablas muy bien con la pareja, tienes la idea de boda muy clara y vas contratando los proveedores todo saldrá bien, no es nada del otro mundo, es una fiesta más grande con un protocolo especial.

¿Vas a tener la boda de tus sueños?

Creo que todo saldrá genial, la unión con mi pareja, familia, amigos, estar reunidos… la gente que se conoce y que no se conoce. Porque imagínate que llevamos tres años juntos y nuestros padres no se conocen, se verán por primera vez en la boda. Y aunque todo no saliera perfecto no importa, porque si uno se aferra a la perfección se agobia más. No todo será igual como soñé, pero en realidad yo no me quería casar, antes de que Pedro me lo pidiera no pensaba ni un segundo en casarme! Nunca jamás. No necesitaba casarme con él. A él le hacía mucha ilusión. Más bien quería un hijo para formar una familia. Y él antes de formar familia quería casarse, es más tradicional. Hasta que no me quiere enseñar su traje antes de la boda!

¡Entonces una sorpresa para los dos! ¿Y tu vestido? Cuéntame algo. Lo que puedes.

Pues tenía que cambiar la idea principal. Lo que quería me salía doble o triple del presupuesto, no podía ser. Yo quería un vestido moderno y simple a la vez, con encaje, vaporoso, líneas rectas, toque vintage. Otro problema era que los vestidos que tenía al principio en la mente y estaban dentro de mi presupuesto al probármelos no me veía bien, no me favorecían. Una cosa es que tu guste un vestido encima de un maniquí otra cosa es verlo en ti. El vestido tienes que probártelo, sentirte a gusto con el tejido, la caída… Al final voy a tener algo sencillo como a mi me gusta pero más clásico y le voy a dar mi toque, aportarle mi personalidad. Un poco una aventura!

¿A dos meses antes de la boda ya tenéis todo preparado? ¿Falta algo?

Queda por pagar el transporte entre la iglesia y la masía, decoración de flores, porque he contratado un florista más aparte de lo que ofrecía nuestro proveedor principal. En breve tendré maquillaje de prueba. Me faltan los zapatos. Lo tengo más o menos claro, tengo que ir tienda a tienda, estoy mirando mucho por internet pero me lío demasiado. Las alianzas las tenemos en tramite…

¿Oro blanco o dorado?

Estamos en negociación (risa). Estamos pensando en doble oro, siempre que entra en el presupuesto y que nos guste a los dos.

¿Pedro ha participado en preparativos? Como a menudo las mujeres llevan la gran parte del tema de la boda…

Pues mi novio es muy raro (risa). Quiere saber todo y controlar todo.

¿Y eso es bueno o malo? (risa)

Creo que así es mejor porque tenemos seguridad que a los dos nos gustará, pero a la vez complicado, habían momentos que nos hemos enfadado bastante, habían discusiones.

¿Qué sientes ahora?

Estoy…con prisa que venga ya el día! Que venga mi gente, que lo disfrutemos, y ganas de viaje increíble para relajarme! A México, a Cancún!

Los proveedores de la boda de Marina & Pedro:

Organización: Espai Can Pages

Lugar: Celler Can Roda

Vestido de novia: Lovely Novias Castelldefels

Fotógrafo: Katarina Wolnik Vera Fotografía

Deja un comentario