Viviendo en Barcelona he aprendido todo sobre ¨el movimiento¨ del sol, o mejor dicho – la trayectoria que nos parece que desde Tierra haga el sol. Es curioso porque durante 30 años de mi vida la enseñanza básica de geografía de primaria no me hizo reflexionar ni observar que pasaba en el horizonte y en el cielo! Las explicaciones son tres. Primero, estaba siempre demasiado ocupada para fijarme en ¨por donde pasaba el sol¨. Segundo, en Polonia vivía en un piso en la última planta con todas las ventanas orientadas en el suroeste, entonces cuando hacia sol, yo siempre lo tenía en casa, sin contar las mañanas que pasaba estudiando o trabajando. Pero lo empecé estudiar y apreciar al venir a Barcelona, porque aquí tener sol en el piso es un lujo, por la culpa de las calles estrechas, por la edificación muy, muy densa y en fin, por el patio llamado patio de luces que en realidad es un patio de oscuridad y suciedad. Así que alquilando los pisos en Barcelona he aprendido que hay que fijarse mucho en que orientación tienen las ventanas y en que planta está el piso. Ahora te puedo dibujar como el sol recorre el ecuador celeste en cada época del año, y por dónde sale y se pone. Puedo hasta decirte que hora es mirando por la mañana desde mi dormitorio la sombra que hace el sol en el edificio del frente! Lo ideal es cuando no hay calefacción en el piso tenerlo orientado hacía el sur y vivir en un ático por supuesto, y en la primera linea de mar! Este es mi sueño! De momento tengo calefacción. Orientación oeste no es tan mala, la playa me queda a 4 minutos 😀 Y ahora, a finales de febrero, ya estoy ansiosa a llegar al 21 de marzo cuando los días empezarán a hacerse cada vez más largos que las noches…

DSC_0004 DSC_0011DSC_0024 DSC_0025 - Version 2DSC_0034DSC_0052DSC_0062

 

 

Deja un comentario