Los artistas son diseñadores de emociones